U.S. flag

Un sitio oficial del Gobierno de Estados Unidos

Saltar encabezado


Dificultades materiales sufridas por los dominicanos y salvadoreños en el 2020

Written by:

La mitad de los hispanos de origen dominicano y salvadoreño en los Estados Unidos experimentaron dificultades materiales en el 2020, según datos publicados recientemente por la Oficina del Censo de los EE. UU.

Es la primera vez que la Encuesta de Ingresos y Participación en Programas (SIPP, por sus siglas en inglés) del 2021 de la Oficina del Censo de los EE. UU. incluyó datos detallados sobre grupos hispanos de distintos orígenes.

En estos momentos en que el país reconoce el Mes de la Herencia Hispana, analizamos las desigualdades en el bienestar y la riqueza entre los grupos de origen hispano.

Por ejemplo, los datos muestran que los hispanos de origen cubano vivían en hogares con mayor patrimonio neto que los hispanos de origen dominicano. 

Cada uno de los grupos detallados de origen hispano, excepto los colombianos (7.3 %) y los cubanos (8.3 %), tuvieron una mayor probabilidad de experimentar dificultades materiales con la alimentación que los grupos no hispanos (7.5 %).

Desde el 2003, los hispanos han sido el grupo minoritario más grande de los Estados Unidos. Hasta la SIPP más reciente, los archivos de uso público incluían variables que reflejaban el lugar de nacimiento, el estatus de ciudadanía de los EE. UU. de las personas encuestadas y si estas eran de origen hispano, latino o español.

Pero la SIPP del 2021 también incluye información detallada sobre el origen hispano que específica si las personas encuestadas de origen hispano son mexicanas, puertorriqueñas, cubanas, salvadoreñas, dominicanas, colombianas o de algún otro grupo español, hispano o latino.

Dos temas que son exclusivos de la SIPP son el bienestar de los adultos, que incluye varias preguntas sobre las dificultades materiales, y la riqueza.

Los hispanos en los Estados Unidos

Según la SIPP, en el 2021 la población hispana constituyó el 18.9 % de la población civil no institucionalizada de los Estados Unidos.

Las personas de origen mexicano eran el grupo hispano más grande, constituyendo el 63 % de la población hispana total de los EE. UU. A este grupo le siguieron las personas que se identificaban como otros grupos hispanos (14.9 %) y puertorriqueños (8.8 %).

Los grupos restantes constituyeron el 4 % o menos de la población hispana: cubanos, salvadoreños, dominicanos (3.8 %, 3.7 % and 3.5 %, respectivamente, lo que no difiere estadísticamente) y colombianos (2.3 %).

Los tamaños de estos grupos de origen hispano varían debido a una combinación de factores, que incluyen patrones demográficos como la estructura de edad, las tasas de fecundidad y los procesos de migración.

La migración es un factor particularmente importante para la población hispana que la ha moldeado a través de las intervenciones históricas tanto socioeconómicas como políticas de los EE. UU. en Latinoamérica y el Caribe; el mercado laboral de los EE. UU.; las redes sociales de migración que conectan varios países; y problemas como conflictos, inestabilidad política, desastres ambientales y pobreza en los países de origen.

Cómo medir las dificultades materiales

Las medidas de las dificultades materiales indican si un hogar satisface o no sus necesidades básicas. Estas mediciones están relacionadas con la condición de pobreza; pero capturan un conjunto de personas que, aunque coincide parcialmente, es distinto al conjunto que capturan las medidas de las personas en condición de pobreza.

Este artículo utiliza la metodología implementada en investigaciones previas para generar tres indicadores de dificultades materiales que experimentaron los hogares durante el 2020 usando los datos de la SIPP:

  • Dificultades materiales relacionadas con los alimentos
  • Dificultades materiales relacionadas con el pago de las cuentas
  • Dificultades materiales relacionadas con la vivienda

Se consideró que un hogar había vivido dificultades materiales si había afrontado al menos una de las tres dificultades. Las estimaciones corresponden a individuos que viven en un hogar que sufre de dificultades materiales. 

Resultados sobre las dificultades materiales

Según la SIPP del 2021, aproximadamente 1 de cada 3 hispanos (34.8 %) y aproximadamente 1 de cada 4 personas no hispanas (24.3 %) en los Estados Unidos vivían en un hogar que había experimentado dificultades materiales en el 2020.

Las diferencias en dificultades materiales fueron particularmente notables entre los grupos de origen hispano (Figura 1).

La mitad de las personas del grupo de origen dominicano (50.5 %) y de origen salvadoreño (49.2 %) vivieron dificultades materiales en el 2020 (estos dos grupos no fueron estadísticamente diferentes entre sí).

En cambio, las personas del grupo de origen colombiano (23.3 %) experimentaron la menor frecuencia de dificultades materiales. Las estimaciones de los grupos de origen colombiano, cubano (29.4 %) y mexicano (33 %) no fueron estadísticamente diferentes.

Más allá de las dificultades materiales en su conjunto, también hubo desigualdades en las dificultades materiales específicas que experimentaron las poblaciones hispanas y no hispanas, y entre los grupos de origen hispano (Tabla 1).

Sólo el 7.5 % de la población no hispana experimentó dificultades materiales relacionadas con los alimentos en el 2020, comparado con el 14.3 % de todas las personas de origen hispano. Cada uno de los grupos detallados de origen hispano, excepto los colombianos (7.3 %) y los cubanos (8.3 %), tuvieron una mayor probabilidad de experimentar dificultades materiales con la alimentación que los grupos no hispanos (7.5 %).

Tres de cada 10 personas de origen salvadoreño (28.1 %) experimentaron dificultades materiales relacionadas con los alimentos, el mayor porcentaje de todos los grupos de origen hispano. Las estimaciones de los grupos de origen salvadoreño, puertorriqueño (18.6 %) y dominicano (16.7 %) no fueron estadísticamente diferentes entre sí.

Por otra parte, el 15.8 % de la población no hispana y el 19.6 % de la población hispana experimentaron dificultades materiales de vivienda.

Aproximadamente 3 de cada 10 personas de origen dominicano (28.7 %) y 1 de cada 10 personas de origen colombiano (11.5 %) experimentaron dificultades materiales de vivienda.

Aproximadamente 1 de cada 10 personas no hispanas (9 %) y 1 de cada 6 personas hispanas (15.6 %) experimentaron dificultades materiales con el pago de las cuentas.

Aproximadamente 1 de cada 4 personas de origen dominicano (26.3 %) y 1 de cada 10 personas de origen colombiano (9.9 %) experimentaron dificultades materiales con el pago de las cuentas. 

¿Qué factores podrían ayudar a explicar estas diferencias?

Antes del 2021, las investigaciones sobre la población de origen hispano detallado dependían de los datos de otras encuestas como la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense (ACS). Esa literatura concluyó que los grupos de origen hispano diferían en características como el nivel de educación, los tipos de empleos, el lugar de nacimiento y la ciudadanía, la habilidad para hablar inglés, los arreglos de vivienda, la ubicación geográfica de la residencia y la raza con la que se identifican (se puede acceder a las características más recientes por origen hispano en esta Tabla de la ACS del 2021). Estas diferencias determinan las trayectorias socioeconómicas y de bienestar, y pueden contribuir a algunas de las desigualdades en las dificultades materiales que se identificaron con anterioridad.

Por ejemplo, las personas de origen colombiano tendían a estar socioeconómicamente mejor  que muchos otros grupos de origen hispano en los Estados Unidos.

Los hispanos de origen dominicano tenían la mayor proporción de personas que contestaron ser de raza negra o multirracial, lo cual podría influenciar sus resultados, ya que una mayoría de latinos indicaron que tener un color de piel oscuro afecta las oportunidades y moldea la vida diaria en los Estados Unidos. Muchas personas de origen dominicano tampoco hablan muy bien el inglés y otros grupos de origen hispano ven el acento con que los dominicanos hablan el español como de menor prestigio, lo cual puede traer como resultado discriminación y oportunidades limitadas de empleos.

La población de origen salvadoreño en Estados Unidos también enfrenta desafíos significativos. Muchas de las personas de origen salvadoreño emigraron para escapar la violencia y la inestabilidad política, pero la mayoría no recibió asilo político ni estatus de refugiado.

Riqueza

Las desigualdades entre grupos de origen hispano se extienden más allá de las mediciones de dificultades materiales. También hubo diferencias notables en su capacidad para acumular riqueza, la cual se midió por su patrimonio neto (Tabla 2).

El patrimonio neto refleja el valor de bienes personales menos los pasivos adeudados. En este artículo se calcula el patrimonio neto usando información de todos los miembros del hogar y se muestra a nivel personal para enforcarse en la experiencia individual.

Las personas de origen hispano vivían en hogares con una mediana de patrimonio neto de $52,190 en el 2020 (la mitad vivían en un hogar con un patrimonio neto similar a esa cantidad o menor, y la otra mitad con un patrimonio neto similar o mayor). Esa cantidad fue sustancialmente menor que el patrimonio neto de los hogares de la población de personas no hispanas ($195,600). 

Sin embargo, estas medidas varían entre los grupos hispanos. Por ejemplo, mientras las personas de origen dominicano vivieron en hogares con una mediana de patrimonio neto de $9,430 en el 2020, la mediana del patrimonio neto para las personas de origen cubano fue de $92,700.

Un estudio previo concluyó que era más probable que los cubanos en los Estados Unidos tuvieran al menos un título de licenciatura universitaria y fueran dueños de una casa que el resto de la población hispana.

En el 2020, las personas de origen mexicano vivieron en hogares con una mediana de patrimonio neto ($52,440) que no fue estadísticamente diferente de la mediana de patrimonio neto del hogar de la población hispana total ($52,190).

El lugar de nacimiento —nacido en los Estados Unidos o en el extranjero— se asocia a menudo con diferentes resultados socioeconómicos. En el 2017, el 33 % de la población de origen mexicano —el grupo hispano más grande del país— había nacido en el extranjero. Sin embargo, no hubo una diferencia estadísticamente significativa entre la mediana del patrimonio neto del hogar del 2020 de las personas de origen mexicano nacidas en los Estados Unidos ($52,650) y de las personas nacidas en otro país ($47,350).

Aunque varios factores relacionados con la encuesta (como el tamaño pequeño de la muestra) podrían explicar que no hubiera diferencias entre las personas de origen mexicano nacidas en los Estados Unidos y las nacidas en el extranjero, también es posible que los datos fueran influenciados por los descendientes de inmigrantes mexicanos de América Latina en los Estados Unidos que no se identificaron como hispanos o latinos. A muchos de estos descendientes les iba mejor que a las personas que seguían identificándose como hispanos, lo que potencialmente podría conducir a subestimar los adelantos socioeconómicos entre las generaciones de inmigrantes. 

Resumen

A pesar de las dificultades materiales que han experimentado intensamente algunos grupos,  investigaciones previas encontraron que la mayoría de los latinos todavía cree que Estados Unidos provee más oportunidades y más acceso al cuidado de salud, y que es un mejor lugar para criar a sus hijos que su país de origen/de antepasados.

Este análisis destaca la importancia de publicar datos detallados de personas de origen hispano y ejemplifica las maneras en que se puede usar esa información en conjunto con la gran diversidad de temas recopilados en la SIPP.

Acerca de las medidas de dificultades materiales

Las dificultades materiales relacionadas con los alimentos se definen como verdaderas si al menos dos de los siguientes enunciados (que se preguntaron a la persona de referencia del hogar) fueron verdaderos:

  • ¿Los alimentos que usted compró a menudo/a veces no alcanzaron?
  • ¿A menudo/a veces usted no tenía dinero para comprar comidas equilibradas?
  • ¿Alguna vez usted redujo el tamaño de las comidas o se saltó comidas porque no había suficiente dinero para comprar alimentos?
  • ¿Alguna vez usted comió menos de lo que sentía que debía comer porque no había suficiente dinero para comprar alimentos?
  • ¿Alguna vez usted tuvo hambre pero no comió porque no había suficiente dinero para comprar alimentos?

Las dificultades relacionadas con el pago de las cuentas se definen como verdaderas si un hogar no pudo pagar los servicios públicos o el alquiler/la hipoteca.

Las dificultades relacionadas con la vivienda se definen como verdaderas si alguno de los siguientes enunciados fue verdadero:

  • ¿Hay un problema de plagas?
  • ¿Hay problemas de plomería/fontanería?
  • ¿Hay hoyos en el piso?
  • ¿Hay grietas en el techo o las paredes?

Estas preguntas sobre las dificultades materiales están disponibles en los datos de la SIPP del 2021 y se preguntaron sobre el año calendario 2020.

Acerca de la SIPP

La SIPP es una encuesta representativa y longitudinal a nivel nacional administrada por la Oficina del Censo que proporciona información detallada sobre la dinámica de los ingresos, el empleo, la composición del hogar y la participación en programas gubernamentales.

Las estadísticas de la encuesta están sujetas a errores de muestreo y errores ajenos al muestreo. Hay más información disponible sobre la calidad de los datos de la SIPP en la página de la SIPP Documentación Técnica.

Zachary Scherer y Yerís H. Mayol-García son estadísticos de la División de Estadísticas Sociales, Económicas y de Vivienda de la Oficina del Censo.

Subscribe

Our email newsletter is sent out on the day we publish a story. Get an alert directly in your inbox to read, share and blog about our newest stories.

Contact our Public Information Office for media inquiries or interviews.

Top

Regresar al encabezado